El crack brasileño debió depositar 112 mil dólares en una cuenta extrajudicial a la espera de este fallo que finalmente le fue desfavorable.
La justicia de Brasil rechazó un recurso de apelación del astro Neymar para que anulara una deuda de 112.000 dólares con el fisco por haber evitado impuestos en 2007 y 2008, cuando aún era una joven promesa del Santos.

La sentencia del 15 de enero, enviada este jueves a la AFP, ratificó la sanción que la Hacienda impuso al hoy astro del Barcelona y su padre en 2012 por haber declarado de forma irregular sus salarios en el club paulista durante ese periodo.

El monto, de 459.671,25 reales (hoy USD 112.000), fue depositado entonces en una cuenta extrajudicial a espera de este fallo, con lo que el dinero no regresará a los bolsillos del delantero.

El fisco había determinado que ambos tributaron a través de la empresa Neymar Sport e Marketing en concepto de derechos de imagen gran parte del salario que el Santos pagaba a la que por entonces era su mayor promesa.

La justicia estimó que este mecanismo "era una una forma de disimular la retribución pagada por el club al atleta Neymar Junior y su naturaleza" y que tanto el club como el jugador se beneficiaron de una tributación menor de la que estipula la ley.

La defensa de Neymar alegó en el recurso que la decisión era errónea, ya que por entonces el jugador aún tenía un vínculo de "formación deportiva" con el Santos.

El joven Neymar, que ya comenzaba a atraer las miradas del fútbol brasileño y de los ojeadores internacionales, firmó su primer contrato profesional el día en que cumplió 16 años, en febrero de 2008.

Para el juez federal Bruno Cezar da Cunha Teixeira está claro, sin embargo, que el Santos ya le pagaba antes en concepto de salario por lo que desestimó el recurso.

A pocos días de tener que declarar ante la justicia española por su polémico fichaje por el Barça, Neymar también tiene varios frentes legales abiertos en su país.

En septiembre, las autoridades brasileñas le bloquearon 47,3 millones de dólares en activos por presuntos fraudes fiscales entre 2011 y 2013 relacionados con su traspaso.

Meses antes, el propio Santos lo denunció ante la FIFA -junto a su padre, la empresa de éste y el FC Barcelona- por irregularidades en la polémica operación e incluso pidió después que le sancionara con medio año de suspensión por haber actuado de "mala fe".

Pese a todo, Neymar vive el mejor momento deportivo de su carrera dentro del temido tridente azulgrana, que integra con Lionel Messi y Luis Suárez, que lo puso por primera vez en la lista de candidatos al Balón de Oro de la FIFA.