El juez federal de Esquel, Guido Otranto, negó el pedido de excarcelación del detenido acusado de iniciar el incendio del Parque Nacional Los Alerces (PNLA), en tanto analiza la responsabilidad de su hijo de 17 años, con el que fue detenido y liberado luego por ser menor de edad.
El sospechoso, de 36 años, al que identifican como JCS en la información a la prensa, fue detenido el martes por efectivos de Gendarmería a los que acompañaban guardaparques en las inmediaciones del lugar en donde se había detectado el inicio de dos nuevos focos de incendio, cerca de la Villa Lago Futalaufquen, en el PNLA.

El pedido de excarcelación del detenido fue presentado por el defensor oficial Fernando Machado al término de la indagatoria realizada el miércoles a la tarde, en la que el detenido negó haber estado en el lugar de los incendios, pese a los indicios recabados por los gendarmes y guardaparques que lo detectaron.

Otranto negó esa posibilidad al considerar que el sospechoso podría fugarse si recupera la libertad, debido a que no tiene "arraigo" en Villa Futalaufquen, donde residió casi toda su vida, porque no mantiene ningún vínculo con familiares de las localidades cercanas de Esquel y Trevelin.

Además estimó que si el detenido sale de su encierro podría "frustrar el éxito de la investigación en este momento incipiente", contactando a eventuales cómplices y eliminando pruebas.

Indicó que dispuso secreto del sumario para realizar medidas de prueba adicionales e investigar la posibilidad de "otros involucrados en el delito", por lo que intenta "evitar que en libertad realice cualquier tipo de actividad orientada a hacer desaparecer las pruebas que permitan corroborar o descartar tal sospecha".

La negativa a la excarcelación fue apoyada también por la fiscal Rafaella Riccono, quien consideró que "la gravedad del delito que se imputa permite pronosticar una pena grave y de efectivo cumplimiento", destacando que "el legajo de personalidad del imputado indica que no posee vínculos que lo aferren al lugar en el que reside".

El detenido continuará alojado en la Unidad 14 del Servicio Penitenciario Federal, a la espera de que se defina preliminarmente su responsabilidad en el hecho que se le ha imputado.

Por otro lado, la Defensoría Pública de Menores e Incapaces evaluará la situación en que se encuentra el menor de edad, para establecer su responsabilidad en los incendios.