En vísperas del comienzo de la actividad oficial de 2016, Boca Juniors cerró un verano para el olvido que incluyó cuatro derrotas consecutivas (dos ante River). Para colmo, la frutilla del postre llegó este sábado en pleno vestuario del estadio Malvinas Argentinas de Mendoza tras la caída en la revancha del último Superclásico.
Los protagonistas del hecho son hombres de peso en el plantel: nada menos que Agustín Orion y Carlos Tevez, quienes habrían tenido un fuerte encontronazo que no pasó a mayores por el accionar del personal de Seguridad de Boca.

Testigos que presenciaron el episodio en la zona mixta del estadio contaron a minutouno.com que la discusión entre los dos referentes fue de menor a mayor y que todo terminó en fuertes gritos que obligaron a los agentes de seguridad a interceder para calmar las aguas en el vestuario xeneize.

El delicado momento futbolístico del equipo que dirige Rodolfo Arruabarrena y la seguidilla de derrotas en los compromisos estivales sacaron a la luz las diferencias que ya existían entre el delantero y el arquero.

Sin ir más lejos, hace pocos meses, previo a la consagración de Boca en el torneo de Primera División, Tevez había dado la nota al quejarse por las constantes expulsiones de sus compañeros. "Tenemos que crecer, no podemos jugar estos partidos así y terminar con dos jugadores menos", había dicho luego de la derrota ante Racing en el Cilindro en la que Daniel Díaz y Cristian Erbes habían visto la roja.

Estas palabras no habrían caído bien en gran parte del plantel y fue Orion el que salió al cruce del Apache en la intimidad del vestuario xeneize. En aquella ocasión, el arquero negó una pelea, pero admitió un "cruce de palabras" con el ídolo. Luego llegó el título, los festejos y todo pareció quedar en el olvido, pero no.

Esta vez, las viejas rencillas parecen haber reencarnado y la segunda caída en una semana ante el rival de toda la vida terminaron por detonar una relación tirante entre dos de los líderes del vestuario de Boca.