Pablo Rodríguez Denis
Pablo Rodríguez Denis
En medio de las luces de la siempre incandescente Las Vegas, lugar mítico si los hay a la hora de hablar de los deportes de contacto, Diego Rivas se maneja tranquilo, cauto y calmo, tal como lo fue siempre. Se trata del único representante chileno en la UFC que este sábado irá por su segundo triunfo en la máxima organización mundial de artes marciales mixtas
En la pelea que abrirá la UFC Fight Night cuyo combate estelar será entre el ex campeón welter Johny Hendriks y Stephen Thompson, el nacido en Temuco se medirá frente al israelí Noad Lahat para mantener su invicto de seis peleas como profesional y conseguir un nuevo éxito en la elite.

Embed

Ya instalados y afilando la punta de la lanza @j.ortegatuf2 @franciscoaravenamma

Un vídeo publicado por Diego (@diego_rivasufc) el

Instalado en el legendario MGM de Las Vegas, escenario de la pelea, Rivas, en diálogo con minutouno.com, relató cómo se preparó luego de estar más de un año parado por diferentes lesiones que lo marginaron tras su debut triunfal en la UFC en 2014.

"Fue un año muy complicado, primero me lesioné un hombro, después el otro. Gracias a Dios pude hacer mi preparación en uno de los mejores gimnasios del mundo, el Kings MMA, donde estuve dos meses y tres semanas. El último mes estuve preparándome en Chile, ya que la parte más duraya la había hecho", relató el peleador de 24 años, que terminó dedicándose a esto casi de casualidad, ya que su gran pasión era el fútbol.

"Yo jugaba futbol, un familiar me recomendó ir al gimnasio para probar algo diferente y me enamoré del deporte. Comencé entrenando a los 16, cuando mi mamá falleció. Fue una forma de hacer algo distinto, prestarle atención a otras cosas. Llegué ahí por el karate y de a poquito me fui enamorando de las artes marciales", confiesa.
Sobre su rival de este sábado, Rivas opinó: "Es muy bueno en el suelo. Es muy fuerte y tiene buen derribo. No hablo de él como persona porque no lo conozco, pero es valiente y no va para atrás. Viendo sus peleas, no le gusta mucho que le peguen y evita el intercambio. Ahí va a estar la clave. Evitar que me derribe. Golpear y escaparme de él".

"Pitbull", apodo con el que es conocido en el ambiente, surgió de la segunda edición para Latinoamérica de The Ultimate Fighter, el reality de la UFC. Allí compartió experiencias con Guido "Ninja" Cannetti, uno de los representantes argentinos en la organización, que ya tiene un triunfo en la mundo grande de las MMA.

"Me pone muy feliz que le vaya bien a Cannetti. Era uno de los que mejor me llevaba. Chile y Argentina comparten muchas palabras. Convivir con diferentes vulturas cuesta más, pero si hubieron roces fueron pos estupideces, comida o ruidos, etc.", detalló.

"Estoy tranquilo. Confío en lo que entrené y confío en Dios en que va a salir todo bien. Yo hago lo que elegí. Amo hacer esto y nadie me obligó". Con la serenidad como bandera en medio de la Ciudad del Pecado, Diego Rivas cierra la entrevista y agradece por el tiempo. El sábado, arriba del octágono, intentará mostrar la otra cara y ser lo menos amable posible con su rival para continuar llevando la bandera chilena a lo más alto.