Thomas Griesa, el controvertido juez del juicio contra el país por el default, planea retirarse tras acuerdo. ¿Señal de que eso está cerca?

El lunes por la tarde, ante sus colaboradores más directos, los representantes de la Argentina del estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton (CGS&H) y algunos abogados de los acreedores, Thomas Griesa confirmó la noticia que venía circulando desde hacía unos días en el tribunal del Segundo Distrito de Nueva York: el juez pedirá su jubilación un día después de haber cerrado el "juicio del siglo" entre el país y los fondos buitre. Fue en un momento en la conversación con los representantes del fondo Trinity que el lunes demandaba a la Argentina por "daños morales", cuando, al pasar, uno de sus asistentes le preguntó si era verdad que el viernes, en un breve cóctel dentro del juzgado que Griesa, había comentado la posibilidad. Griesa contestó, con el leve hilo que le queda de voz, que era verdad; y que una vez terminado este caso, se despedirá de todos, pedirá su retiro y se instalará la mayor parte del tiempo en su casa de campo de descanso de Montana. Dijo, además, que podría escribir sus memorias, entre las que se encontrarían, obviamente, secretos del juicio de casi ocho años entre la Argentina y los holdouts.

Seguí leyendo en ámbito.com