El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, será parte de la comitiva que acompañará al presidente Mauricio Macri en su visita al Papa Francisco en el Vaticano el próximo 27 de febrero.
Además de Urtubey, también serán de la partida los gobernadores de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, y de Mendoza, Alfredo Cornejo.

El resto de la comitiva estará compuesta por el Jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, la canciller Susana Malcorra, el Secretario de Culto, Santiago de Estrada, y el Secretario de Planeamiento Estratégico, Fulvio Pompeo.

Cabe recordar que en los últimos días el gobernador de Salta aseguró que el liderazgo de la ex presidenta Cristina Kirchner "ha terminado" y adelantó que le "gustaría" llegar a la presidencia de la Nación.

Además, señaló que la responsabilidad de la derrota del justicialismo en las elecciones nacionales deben asumirla "los que conducen un proceso político".

A su vez, el gobernador afirmó que "el Frente (para la Victoria) terminó en noviembre" y explicó: "Es una construcción electoral y siempre está condicionada por la conducción de turno".

"En este marco, el frente construido entre el Partido Justicialista (PJ) y organizaciones chiquitas terminó el 10 de diciembre", remarcó.

Consultado sobre si el liderazgo de Cristina Fernández ya finalizó y respondió: "Sí, definitivamente. Ella conduce un sector, pero su conducción política ha terminado".

En este sentido, evaluó: "No todo es culpa de otro. La responsabilidad la asumimos los que conducimos un proceso político. Me tengo que hacer cargo de perder, aunque yo no sea el candidato".

A su criterio, el Frente para la Victoria perdió las elecciones porque "el peronismo no logró generar esa interlocución fluida con la gente" y se perjudicó al tomar "una posición tan refractaria".

Respecto de sus propias aspiraciones presidenciales, señaló que "definitivamente sí. Me gustaría (ser presidente) pero cuando se pueda dar, no cuando yo tenga ganas". "Voluntad tengo", resaltó.

En una suerte de autocrítica como integrante del Partido Justicialista, señaló que "nos hemos distanciado tanto de la gente" que los dirigentes tomaron "una posición tan refractaria de la gente que nos planteaba algo".