Para el ciclo lectivo 2016 la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) recibirá a 1.500 estudiantes extranjeros y casi en su totalidad son de Brasil.
La tendencia no es nueva en la centenaria casa de altos estudios de Santa Fe y ya es considerada un "fenómeno" en Rosario, según publica el sitio elciudadanoweb.com

Para el decano de la institución, Ricardo Nidd, se trata de una suerte de "exilio educativo", debido a los excluyentes exámenes obligatorios existentes en Brasil para obtener una banca, a diferencia del acceso irrestricto que hay en la Argentina. Además, este año hay "récord de ingresantes", ya que se registraron más de 6 mil alumnos para cursar el primer año.

"La situación de los estudiantes brasileños es un hecho que venimos observando desde hace un tiempo. Nosotros los consideramos exiliados educativos, ya sea por los costos o los sistemas de admisión que hay allá. Para ingresar en la universidad pública hay un examen salvaje, y las privadas son muy caras", sostuvo Nidd.

Según relató el decano, estudiar Medicina en una facultad privada de Brasil cuesta entre 4 y 5 mil reales mensuales, lo que representa aproximadamente un promedio de 130 mil dólares la carrera hecha en tiempo y forma.

"Obviamente es un modelo fuertemente elitista y por eso vienen a estudiar a la Argentina y, en especial, a Rosario porque tiene ingreso irrestricto. Para nosotros si alguien tiene la secundaria terminada y quiere estudiar Medicina, se anota y estudia. Por supuesto, luego deberá demostrar sus conocimientos pero lo fundamental es que nosotros interpretamos a la educación superior como un derecho universal y asumimos ese desafío", agregó.

El número de estudiantes extranjeros para el ciclo lectivo de este año representa aproximadamente el 20 por ciento del total de inscriptos –incluyendo a los 1.300 brasileños y unos 200 provenientes de Colombia y Hatí, entre otros países–. En tanto, la cifra global muestra que de los 6 mil aspirantes 4.200 son mujeres.