El empresario creyó que su idea era genial y que aumentaría sus ventas. Sin embargo, sus clientes se quejaron por la forma obscena de su comida. Las autoridades le prohibieron la venta.
Un empresario de Melaka, en Malasia, intentó ampliar sus ventas y para eso decidió preparar su waffles de una manera particular: con forma de pene y relleno de salchicha. Sin embargo, sus clientes se mostraron indignados y dejaron de comprarlos.

El incidente, que ocurrió en el popular mercado nocturno de Melaka, terminó cuando las autoridades determinaron que este producto era obsceno y decidieron prohibir su venta.

Embed
Los administradores del mercado contaron que muchos de los clientes se mostraron "molestos" por la venta de estos productos.

El vendedor, por su parte, señaló que únicamente puso a la venta estos waffles con salchicha ya que en un viaje a Taiwán vio que estaban a la venta y creyó que podrían ser "algo interesante".

Sin embargo, tras las quejas recibidas por algunas personas, rectificó su error y el comité del mercado decidió perdonarlo por su ofensa.