Donald Trump es nuevamente blanco de todas las críticas, esta vez por negarse a denunciar un respaldo implícito de un ex líder del Ku Klux Klan, algo que Marco Rubio aprovechó para atacar a su rival en la contienda por la candidatura presidencial republicana de cara a las primarias del Super Martes.
Al magnate se le preguntó en el programa "Estado de la Unión" de la cadena CNN si él rechazó el respaldo de David Duke, ex líder del KKK, que dijo que un voto contra Trump era equivalente a "traicionar su herencia". "Bueno, solo para que lo entiendan, yo no sé nada sobre David Duke. ¿Ok?", respondió Trump al anfitrión Jake Tapper.

"No sé nada sobre lo que me hablas respecto a supremacía blanca ni los supremacistas blancos",
agregó.

Las declaraciones originaron una oleada de críticas cuando sólo faltan dos días para que 11 estados efectúen las primarias republicanas.

Antes, otro grupo de periodistas le preguntó a Trump cómo se sentía sobre el apoyo de Duke y dijo que no sabía nada al respecto y secamente agregó: "Está bien, lo rechazo, ¿ok?"

El multimillonario no siempre aseguró desconocer la historia de Duke.

En el 2000, el magnate redactó un artículo de opinión en el diario The New York Times en el que explicaba por qué abandonaba la posibilidad de competir para presidente como candidato del Partido de la Reforma.

Escribió sobre un "lado oculto" y un "elemento radical" del partido, y concluyó que "yo dejo el Partido de la Reforma, a David Duke, Pat Buchanan y Lenora Fulani. Esta no es la compañía que yo deseo mantener".

De campaña en Virginia, el senador Rubio de Florida criticó la más reciente postura de Trump respecto a Duke, adoptando un tono más serio después de pasar el fin de semana burlándose del cabello de su rival y "del peor bronceado en aerosol de Estados Unidos".

"No podemos ser un partido que se rehúsa a condenar a los supremacistas blancos y al Ku Klux Klan", declaró Rubio ante miles de seguidores congregados en Leesburg, Virginia.

"No sólo es malo, sino que lo hace inelegible ¿Cómo vamos a hacer crecer al partido si nominamos a alguien que no repudia al Ku Klux Klan?" indicó.

El senador Ted Cruz de Texas habló al respecto el domingo, al considerar que los comentarios de Trump son "realmente tristes".

"Uno es mejor que eso", escribió Cruz. "Todos deberíamos estar de acuerdo en que el racismo está mal y que el KKK es aberrante".

El demócrata Bernie Sanders también arremetió contra su rival republicano a través de Twitter, al escribir que "el primer presidente negro de Estados Unidos no puede ser ni será sucedido por un agitador que se rehúsa a condenar al KKK".