El premio Nobel de la paz Adolfo Pérez Esquivel celebró que Obama vaya primero a Bariloche el 24 de marzo.
Pérez Esquivel celebró este viernes el hecho de que el presidente norteamericano, Barack Obama, evite acudir al ex centro clandestino de detención de la ESMA en Buenos Aires el 24 de marzo, aniversario del golpe de estado de 1976, en su próxima visita a la Argentina y haya decidió ir primero a Bariloche.

"Aquí está primando el sentido común y es lo correcto, porque si iba ese día a la ESMA hubiese generado tensiones y disturbios",
declaró Pérez Esquivel en conversaciones radiales.

El premio Nobel y titular del Servicio de Justicia y Paz (Serpaj) estimó que hubiese sido "muy contradictorio que justo el día 24 de marzo, que son las grandes movilizaciones de la memoria en el país, que un gobernante de los Estados Unidos, que fueron responsables de las dictaduras en América latina, haga una visita de ese tipo".

"Me parece que es una medida correcta hacerlo en otro momento", sostuvo y subrayó más adelante, en el mismo sentido: "Me parece bien esa medida que ha tomado Obama de ir primero a Bariloche y después (del 24 de marzo) a Buenos Aires", dijo.

Pérez Esquivel manifestó que "debe haber diálogo" con el presidente de Estados Unidos sobre el papel de Estados Unidos respecto de las dictaduras sudamericanas en el siglo pasado y también en torno a cuestiones actuales.

"Yo no tengo ninguna dificultad de dialogar, pero esto de que sin ninguna consulta con las organizaciones (de derechos humanos) anuncien que Obama va a ir el día 24 a la ex ESMA provoca muchas dificultades", insistió.

Según dijo Pérez Esquivel, "Estados Unidos tiene que hacer una revisión de su política en América latina, no sólo sobre Argentina y me parece bien que Obama empiece a visitar países latinoamericanos, porque es la forma de conocernos y superar todos estos problemas que hemos vivido durante tanto tiempo".

En este aspecto, citó como ejemplo que Estados Unidos debería emprender "el levantamiento de las bases militares en el continente, cerrar la base de Guantánamo" en Cuba y se pronunció por una relación de "cooperación y diálogo, sin dejar de analizar la historia y porqué estamos donde estamos".