El UFC 196 del último sábado, como era de esperarse, no defraudó. El siempre mítico MGM Grand Arena de Las Vegas fue testigo de una nueva campeona en la UFC, Miesha Tate, que sometió a Holly Holm (la peleadora que había desbancado nada menos que a Ronda Rousey) y se quedó con el cinturón Gallo por primera vez en su carrera.
Holm saltó a la fama mundial y conmovió a todos al desbancar en noviembre pasado a Ronda Rousey, la multicampeona e invicta peleadora a la que sometió con un terrible nocaut que la llevó a lo más alto.

Sin embargo, en su primera defensa, las cosas no salieron como lo esperaba. Porque Tate, que ya había tenido su oportunidad de pelear por el cinturón a fines de 2013 (cayó ante Rousey), preparó esta pelea a la perfección y terminó llevándose un triunfo inapelable desde cualquier punto de vista.

Durante todo el combate, Tate intentó llevar a Holm al piso. De hecho, en el segundo round estuvo a punto de quedarse con la victoria, pero la campana terminó salvando a una ahora ex campeona a la que nunca se la vio cómoda arriba del octágono.

Así fue como, promediando el quinto round, cuando todo indicaba que la pelea sería definida por los jueces, Tate volvió a intentar un derribo y esta vez tuvo éxito. Holm no pudo evitar el ataque y terminó diciendo basta cuando el ahorque de Tate apenas la dejaba respirar.

Tate.jpg
Así fue como Tate, de 29 años, se quedó con la pelea más importante de su carrera y se colgó el cinturón tan ansiado. Ése que Ronda Rousey vistió durante tanto tiempo y el que a Holm le duró apenas un combate.

Embed
Y en la pelea estelar de la noche, Conor Mcgregor, campeón Pluma y sin dudas el peleador más marketinero de la UFC, terminó sucumbiendo en su excursión al peso Welter, donde Nate Díaz le dio una lección de jiu-jitsu y lo bajó del pedestal.

Tras aguantar un duro castigo por parte de McGregor en el primer round, Díaz aprovechó su gran pelea de suelo y terminó sometiendo al irlandés antes de finalizar la segunda manga, en lo que terminó siendo el gran golpe de la noche.

UFC.jpg
"Me faltó administrar mi energía. Estas cosas suceden y debo aprender de todo esto. Soy un campeón y enfrentaré la derrota como un hombre", admitó McGregor tras la derrota. Seguramente será tiempo de volver a su categoría y defender el cinturón.