El delantero de Boca Carlos Tevez aseguró que "físicamente" el plantel no está en condiciones de jugar como pretende el entrenador Guillermo Barros Schelotto.
"Físicamente no estamos para jugar como pide Guillermo", dijo el atacante en declaraciones radiales, reconociendo además que tiene problemas en una rodilla que no le permite pegarle bien a la pelota.

"Para mí sería fácil parar porque me duele la rodilla y salgo. Y no quiero. Quiero ayudar desde adentro", sostuvo.

El delantero también desacreditó la versión lanzada por su propio representante de que podría abandonar Boca y declaró no estar arrepentido "de haber vuelto" a la entidad de la Ribera, con la que obtuvo el título de Primera y la Copa Argentina, ambos en la temporada 2015.

"No me arrepiento de haber vuelto. Estoy en el lugar en el que quiero estar", expresó el delantero, cuyo rendimiento está siendo examinado con lupa en los últimos encuentros del Xeneize.

Embed
Durante la semana pasada, el propio representante del jugador, Adrián Ruocco, había deslizado la posibilidad de un eventual alejamiento del jugador en junio, argumentando que "a Carlos hay que cuidarlo, protegerlo", de las críticas que suele recibir.

"Uno se replantea muchas cosas siempre pero el que me conoce sabe que pongo el pecho. Vine a Boca a ganar mucho", indicó el jugador.

"No estamos bien, el equipo no está bien, el equipo no genera para hacer goles", destacó el atacante. "Primero hay que generar para hacer goles, me pidieron ser '9' pero la pelota no llega", aclaró.

"Trato de bajar para generar situaciones pero nos está costando", agregó Tevez sobre una irregular campaña que está haciendo el equipo (dos triunfos, dos empates, dos derrotas), lo que le costó el puesto a Rodolfo Arruabarrena.

Embed
El "Apache" también se refirió al hincha que el domingo recibió con insulto al plantel en el hotela, tras el empate en el Superclásico. "Para mí fue mandado, estoy seguro. Es obvio que en Boca hay muchos intereses. Me saqué la ropa de Boca, di la vuelta y fui a buscarlo, pero ya no estaba. Que venga y me lo diga en la cara, pero estoy seguro que no es hincha de Boca, porque la gente del club no es así", expresó.

Luego, salió a cuestionar a aquellos que indican que el presidente Daniel Angelici le entregó "las llaves del club". "Yo entreno, hago mi trabajo y me voy a mi casa", se atajó.

Por último, aclaró que le gustaría que la hinchada de Boca aplaudiera a Marcelo Gallardo, cuando el equipo de Núñez visite la Bombonera. "Es un ídolo del club rival, hay que tener grandeza. Me encantaría que lo aplaudieran a Gallardo", dijo.