Una joven fue asesinada por su ex novio, quien ya lo había denunciado por secuestro y amenazas por lo que tenía una restricción de acercamiento, y luego se suicidó de un tiro en la cabeza en una vivienda de la ciudad de Córdoba, donde los cuerpos fueron hallados por la policía.
El ataque, reportado este lunes, se registró ayer a las 19.30 en una vivienda ubicada en la calle Paso de Los Andes al 1200, en el barrio Observatorio de la capital.

La fuerza, que buscaba reconstruir los hechos, identificó a los jóvenes como Micaela Gutiérrez y Guillermo González, ambos de 26 años.

Las fuentes consultadas manifestaron que González buscó el sábado a la noche a Gutiérrez en un boliche de la zona del estadio de fútbol Chateau Carreras, en el noroeste de la capital, y la llevó a su casa, en el barrio Observatorio.

En ese marco, le disparó con un arma calibre 22 y antes de suicidarse, envió mensajes por teléfono a sus amigos, quienes sospecharon que algo ocurría en el lugar. En los mensajes enviados por el sistema de mensajería Whatsapp, el joven decía a sus amigos: "Gracias" y "Gracias por todo", expresaron los investigadores.

Embed
A raíz de esos mensajes, el hermano del joven concurrió a su domicilio y encontró los dos cuerpos sin vida sobre la cama, junto al arma y una carta de González, por lo que avisó a la policía. La fuerza sostuvo que el asesinato habría ocurrido el domingo a la mañana y el suicidio al mediodía.

El cuerpo de la joven presentaba golpes en el rostro y un disparo en la cabeza, mientras que el hombre tenía uno en la sien.

La Fiscalía de Violencia Familiar, a cargo de Cristian Griffi, había imputado a González en febrero por amenazas y privación ilegítima de libertad y se habían dictado medidas de restricción de contacto para proteger a la joven, según consignó el diario La Voz del Interior.

El caso, a cargo de la comisaría décima de Córdoba, fue caratulado "muertes de etiología dudosa".