El Departamento de Justicia de Estados Unidos dijo que el FBI accedió al teléfono iPhone utilizado por el autor de un tiroteo en la localidad californiana de San Bernardino en diciembre pasado y no necesitará ya la ayuda de Apple para desbloquear el aparato.
"El FBI accedió con éxito a los datos guardados en el iPhone del terrorista de San Bernardino y, por lo tanto, ya no necesita la ayuda de Apple", indicó en un comunicado la portavoz del Departamento de Justicia, Melanie Newman.

Newman señaló que los investigadores están revisando la información en el teléfono siguiendo los procedimientos estándar en estos casos.

La noticia llega después de que la semana pasada se cancelase una audiencia en el tribunal de California donde tenían previsto comparecer Apple y el Gobierno después de que las autoridades federales solicitaran la suspensión para probar un posible método de acceso al iPhone.

El anuncio pone fin a un duro pulso entre el Gobierno y Apple que arrancó cuando la magistrada federal Sheri Pym ordenó a mediados de febrero a la compañía ayudar al FBI a acceder a los datos en el teléfono del autor del tiroteo en San Bernardino en el que murieron 14 personas y que se investiga como un caso de terrorismo.

Apple se negó a acceder a las peticiones del Gobierno, tras aducir que al hacerlo pondría en peligro la seguridad de todos los teléfonos iPhone.

El Gobierno estadounidense aseguró que sigue siendo "prioritario" el asegurar que los agentes de la ley puedan obtener información digital "crucial" para proteger la seguridad nacional y ciudadana, ya sea mediante la cooperación de las partes implicadas o recurriendo a los tribunales cuando la cooperación falla.

"Seguiremos persiguiendo las opciones disponibles para esta misión, incluida la cooperación de los fabricantes y confiando en la creatividad tanto del público como del sector privado", afirmó el Departamento de Justicia en el citado comunicado.