Carrió declaró este martes como testigo. Aportó supuestas pruebas sobre el rol que le adjudica al presidente de Boca y su influencia en los tribunales de Retiro.

La diputada nacional Elisa Carrió ratificó ante la Justicia sus acusaciones contra el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici por el supuesto de rol, que la legisladora le adjudica, como operador judicial del macrismo en los tribunales federales.

Carrió declaró este martes como testigo ante el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Federico Delgado, a los que aportó supuestas pruebas sobre el rol que le adjudica a Angelici y su influencia en los tribunales de Retiro.

El juez citó a Carrió por las declaraciones públicas que realizó días atrás en varios programas televisivos contra Angelici, en el marco de una denuncia formal presentada en tribunales por el abogado Carlos Díaz.

"Yo me voy a seguir ocupando de investigar la corrupción aunque Angelici lo quiera impedir. El presidente de Boca interfiere en la Justicia y el presidente de la República lo sabe", fue una de las frases de "Lilita".

La denuncia realizada por el abogado recayó en el juzgado a cargo de Casanello, y la causa cobró impulso luego del dictamen del fiscal Delgado que requirió la apertura de la investigación.