Se trata de Amer Saka, un sacerdote de Ontario, Canadá, quien fue denunciado por supuesta apropiación ilegal de financiamiento y el caso se viene investigando. La apuesta fue de 500.000 dólares.

El sacerdote de la Iglesia Católica admitió que perdió en apuestas los fondos recaudados para ayudar a los nuevos refugiados que llegan a Canadá.

Amer Saka es de la sede religiosa caldea de San José, en Ontario, quien fue denunciado por supuesta apropiación ilegal de financiamiento y el caso se viene investigando.

Saka admitió su terrible falta y luego de manera voluntaria decidió ingresar a un instituto contra adicciones y otras patologías.

El cuestionado clérigo estuvo a cargo de recaudar los fondos para refugiados de Irak y estuvo a cargo de realizar solicitudes para recibir a 20 personas y costear los gastos de ellas. Diez de ellas arribaron a Canadá, informó el Monseñor Murray Kroetsh.

"Queremos asegurar a los refugiados que nuestra parte del acuerdo sigue firme", expresó.

De acuerdo a la oficina de Inmigración de Canadá, cada patrocinio cuesta alrededor de 6 mil dólares por persona y 20 mil en caso de familia. La ayuda debe mantenerse por cinco años. El sacerdote habría apostado 500.000 dólares, los cuales perdió.

Debido a la base de la Iglesia caldea está en Bagdad se conoce que las donaciones provienen de iraquíes residentes en Canadá.