El gobernador de Chubut anticipó el clima del encuentro que mantendrá el lunes con funcionarios nacionales, empresarios y gremialistas para monitorear la marcha del acuerdo petrolero celebrado en febrero. En tanto, desde el sindicato advirtieron que están "en estado de alerta" por la situación que atraviesa el sector.
El gobernador de Chubut, Mario Das Neves, anticipó que la reunión que mantendrá el lunes con funcionarios nacionales, empresarios y gremialistas para monitorear la marcha del acuerdo petrolero celebrado en febrero será "de alto voltaje", mientras desde el sindicato advirtieron que están "en estado de alerta" por la crisis del sector.
"Nosotros vamos a colaborar en lo que podemos colaborar, pero los que ganaron durante todos estos años deberán también poner la plata que ahora se necesita", señaló el gobernador en el marco de la crisis que afecta al sector debido a la caída del precio internacional del crudo.
Embed
En tanto, desde el gremio manifestaron que están "en estado de alerta" y anticiparon que de no haber avances en las demandas de los trabajadores, tomarán "medidas de acción directa".

Al respecto, el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut, Jorge Ávila, explicó que hay "35 equipos parados todavía, de los cuales 25 tienen que salir" y expresó que la crisis petrolera "se empieza a sentir en otros sectores" de la economía.
"Hay que hacer la reunión porque hay una gran falencia de las operadoras", subrayó Ávila y pidió que se haga "público lo que arreglaron con las operadoras" porque pasaron "casi 90 días y están todos los equipos en el campo pero no operando".
Embed
El gremialista añadió que hay "más equipos parados que trabajando" y remarcó que "el sindicato ha respetado todo lo pactado pero esta situación empieza a sofocar a las PyMEs".
"Tenemos una versión de la operadora y otra del Gobierno; ya llevan dos reuniones postergadas y lo difícil es que se va consumiendo el tiempo y no vamos a permitir que los equipos sigan parados", indicó Ávila.
El sindicalista también comentó que las operadoras "reclaman una deuda del Estado Nacional, son unos papeles que se habían firmado con el precio del crudo y del gas que no se ha pagado. Aducen que no pueden sostener las inversiones si no se tiene la plata".
"Vamos a esperar a la reunión del lunes", manifestó y aclaró que, de no llegar a un acuerdo, el martes o miércoles convocarán al cuerpo orgánico del sindicato "para tomar una medida" porque, repasó, "hoy los equipos están paseando y el trabajador está cobrando un 70 por ciento" del sueldo.
El acuerdo petrolero firmado en febrero entre el gobierno Nacional, provincial, el sindicato y las empresas indicaba que durante seis meses no habría despidos y que se mantendría el sueldo a los trabajadores, además de pactarse un subsidio de 10 dólares por barril, de los cuales la Nación subsidiaría 7,5 dólares y el resto la provincia.