María Esther Romero aseguró en C5N que la investigación arrojó nuevos datos que permitirán que la ex pareja de su hija desaparecida reciba la máxima condena. "Necesito saber qué pasó", reclamó.
María Esther Romero, madre de Érica Soriano, asesinada y desaparecida en 2010 aspira a que la pareja de su hija, Daniel Lagostena, detenido ayer domingo en horas de la mañana, sea condenado a prisión "perpetua" por el crimen y aseguró que confía en que los "datos nuevos" conseguidos por la Justicia lleven a ese resultado.

"Yo necesito saber lo que pasó", manifestó la mujer y dijo que ese es hoy su objetivo. Este lunes Lagostena deberá declarar por el hecho.

Erica Soriano
"Se supieron muchas cosas en este último tiempo que gracias a Dios nos llevan a buen puerto y nos va a permitir a nosotros llegar al juicio oral y público que es lo que necesitamos para que (Lagostena) esté detenido para siempre", había expresado la mujer en declaraciones a la prensa.

En ese sentido, destacó que pretende que el hombre, de 54 años, reciba una "condena a perpetua. Es lo que quiero", manifestó.

Daniel Lagostena y Érica Soriano
Daniel Lagostena y Érica Soriano
Daniel Lagostena y Érica Soriano
Soriano desapareció el 20 de agosto de 2010, cuando tenía 30 años, y aunque su pareja estuvo siempre sospechada de haberla asesinado estaba en libertad porque la Justicia no contaba con pruebas para incriminarlo.

La joven tenía una hija de 12 años y esperaba un hijo de Lagostena, con quien convivía en una casa de Lanús.