Un taxista chileno que volvía a su país después de haber ido a la ciudad neuquina de Zapala a comprar productos para un spa, fue injustmante apresado en la frontera por Gendarmería. Ahora, analiza demandar al Estado argentino.
Agentes de la Gendarmería Nacional detuvieron la pasada Semana Santa a un taxista chileno que volvía a su país transportando 11 envases de champú en los que, según se había revelado, había cocaína líquida. Sin embargo parece que a los que coordinaron el operativo les faltó chequear mejor el cargamento.

En aquel momento, a pesar de jurar que él no estaba transportando drogas, el chofer tuvo que pasar los siguientes 16 días en un calabozo de Zapala, Neuquén. Sin embargo ahora una contraprueba demostró que efectivamente los envases contenían sólo el producto de higiene para el cabello.

Por esta insólita situación ahora tanto el damnificado, César Rodríguez Carrillo, como la empresa analizan demandar por daños y perjuicios al Estado nacional.

EL FALLIDO PROCEDIMIENTO


Asistidos por "Oby", un perro detector de antinarcóticos, el 24 de marzo pasado los agentes le pidieron al conductor que abriera la caja que contenía 11 envases de color negro de champú. De inmediato le hicieron una prueba que, según indicaron, demostró que se trataba de cocaína en estado líquido.

La sustancia había sido vista en la provincia solo en dos ocasiones anteriores, por lo que sorprendió al personal policial del paso internacional. A pesar de las palabras de Rodríguez Carrillo el personal de Gendarmería no aceptó sus argumentos y la supuesta "mula" quedó detenida en un calabozo.

Gendarmería.jpg
Su abogado defensor, Gabriel Rouret, se apuró a solicitar la contraprueba a los resultados obtenidos en la frontera por Gendarmería Nacional, que estuvo lista en las últimas semanas. Nuevamente, la sorpresa: el examen indicó que el contenido de los frascos coincidía con la información de su etiqueta.

La Justicia neuquina ordenó el sobreseimiento de Rodríguez Carrillo, pero Rouret ya adelantó que podrían iniciar una demanda por daños y perjuicios contra el Estado argentino.