La causa había sido impulsada en 2009 por el ahora gobernador Gerardo Morales luego de que militantes le arrojaran huevos en un escrache en su contra. Aunque Sala no formó parte del escrache Morales la acusó de ser la instigadora del ataque. La justicia ahora lo desestimó.
El Tribunal Oral Federal dictó este jueves el sobreseimiento de Milagro Sala, Graciela López y Ramón Gustavo Salvatierra sobre el delito de amenazas en la causa que el actual gobernador Gerardo Morales impulsa en su contra desde 2009 por un escrache que tuvo lugar en el Consejo de Ciencias Económicas.

En el dictamen, los jueces Federico Santiago Díaz, María Alejandra Cataldi y Mario Héctor Juárez Almaraz declararon "la extinción de la acción penal por prescripción, en la medida en que constituye la vía jurídica idónea para determinar la cesación de la potestad punitiva estatal por el transcurso del tiempo y salvaguardar de este modo el derecho constitucional a obtener un pronunciamiento judicial sin dilaciones indebidas y sobreseer total y definitivamente a Ramón Gustavo Salvatierra, María Graciela López y Milagro Amalia Angela Sala". Sobre el delito de daño, que aún sigue vigente, la defensa evaluará nuevas presentaciones.

"La resolución del Tribunal Oral Federal viene a poner en su justa medida y a su debido tiempo fin al proceso de persecución judicial federal iniciado por el entonces senador Morales, cuyos principales argumentos estaban basados en flagrantes mentiras", expresó el abogado Luis Paz. En ese marco indicó: "esperamos que este fallo que viene a poner fin a una persecución penal injusta, restableciendo la vigencia del sistema constitucional argentino, sea imitado en el resto de las causas vigentes dado que en los últimos meses se ha violado en la provincia sistemáticamente el estado de derecho".

"Una vez firme esta resolución y ante la posibilidad de la realización del juicio oral y público quedará demostrado que Milagro Sala no tuvo ningún tipo de participación y que todo fue un entramado orquestado por sectores políticos afines al gobernador con el fin de estigmatizar y condenar a la luchadora social", expresó Paz. Y agregó "siempre llamó poderosamente la atención a esta defensa que la actividad de este expediente por parte de la querella fue realizada en época electoral".

"Siempre existió una clara intención política detrás de la causa porque no hay prueba alguna que permita señalar a Milagro Sala como autora intelectual del hecho. No hay elementos probatorios que determinen la instigación a tirar huevos en los más de siete cuerpos que tiene la causa", indicaron desde el Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular, espacio político que conduce Sala.

Y agregaron que el expediente "ha ido y venido a la Corte Suprema en varias oportunidades impulsadas por Gerardo Morales con el propósito de tener cobertura mediática. No puede sostenerse una causa durante siete años, empleando recursos del Estado y del Poder Judicial por un escrache con unos huevos. Hoy el Tribunal Oral Federal de Jujuy puso un poco de racionalidad en todo este proceso", aseguraron.