Se trata de un joven de 25 años identificado como Jonatan Matías Maidana, quien al momento del crimen contaba con el beneficio de las salidas transitorias. Las pistas habían llevado a investigadores del caso a buscar al sospechoso en Bragado y Chivilcoy, pero finalmente fue detenido en José C. Paz.

El presunto autor material del crimen del suboficial de la Prefectura Naval (PNA) Rosario Toledo, asesinado el martes pasado en la localidad bonaerense de General Pacheco, fue detenido este sábado en José C. Paz y ya suman dos los capturados por este caso.

Fuentes de la investigación informaron que el sospechoso fue identificado como Jonatan Matías Maidana (25), alias "Paco", quien fue apresado por una comisión policial luego de permanecer prófugo durante tres días.

Uno de los cuatro fiscales que intervienen en el caso, Diego Callegari, había viajado especialmente con un grupo de policías el jueves y viernes a las localidades de Bragado y Chivilcoy siguiendo su fuga. Finalmente fue detenido esta tarde en Finochietto al 4000 del barrio Sarmiento de José C. Paz, localidad donde vive su madre.

Cuando ocurrió el hecho, "Paco" Maidana tenía el beneficio de las salidas transitorias, ya que fue condenado a 8 años y 8 meses de prisión por un robo en 2011 en una carnicerí­a de la localidad de Don Torcuarto. Ahora no sólo perdió ese beneficio sino que quedó acusado del "homicidio en ocasión de robo" del ayudante mayor Toledo.

prefecto-baleado.jpg
El otro detenido por el hecho es su hermano, Angel Adrián "El Tuerto" Maidana (29), arrestado el miércoles por la noche también en inmediaciones de la vivienda familiar y quien se negó a declarar.

El crimen de Toledo se registró pasadas las 20 del martes frente a una casa situada en calle 2 al 100, de General Pacheco, en el norte del conurbano, donde vive Érica, la hija del suboficial Toledo.

La víctima llevaba, como todos los días junto a su esposa, a su nieta de dos años al domicilio de su hija en su camioneta Ford EcoSport cuando observó que dos delincuentes que se movilizaban en una moto detuvieron su marcha delante de ellos y los amenazaron con fines de robo.

En medio del asalto, y al ver que uno de los ladrones apuntaba su arma contra su hija, el suboficial extrajo la suya, pero el delincuente le disparó dos balazos en la cara y lo mató.