Mauro Szeta
Mauro Szeta
Chascomús no sale de la conmoción por el caso del empleado municipal abusado por sus compañeros. Los abusadores siguen libres.

"Desde hace 10 meses empezaron a sobrepasarse, incluyeron agresiones físicas, pellizcones. Me bajaban la ropa. Me decían que tenía que pagar derecho de piso, que era la 'putita' del grupo", denunció la víctima.

Además aportó como prueba un video que grabaron los abusadores y que le hicieron llegar a su mujer via redes sociales.

"Siempre era más de uno contra mí. Un día me desnudaron, me agarraron de los pies y de las manos y me empezaron a hamacar", se animó a contar.
"Tenés que pagar derecho de piso, sos 'la putita" del grupo"
Lo más grave estaba por venir, y vino.

"Cuando terminamos de trabajar, los mismos que me habían agarrado, me agarraron en la cabina del camión y me introdujeron en el cuerpo una botella de perfume", contó en la denuncia ante la fiscal Daniela Bertoletti Tramuja.

Según el denunciante, cuando le pidió ayuda al capataz, éste le respondió: "Tenés que pagar derecho de piso. Sos 'la putita" del grupo".

El hombre no se quejó antes por temor a perder su trabajo. Es el único sostén familiar.

Con la denuncia y el video como prueba, la fiscal pidió la detención de cuatro de los compañeros de trabajo de la víctima y los acusó de abuso sexual gravemente ultrajante.

Sin embargo, la sorpresa llegó con la contestación del juez Cristian Gasquet. El juez entendió que la introducción de una botella en el cuerpo de la víctima no era un delito gravemente ultrajante, y entonces no dispuso la detención de los acusados.

Lo más sorprendente es que ni siquiera dispuso una medida que evite el contacto entre víctima y victimarios.

Chascomús no sale de su asombro por el escándalo.

Desde lo técnico, la fiscal no puede apelar.

Es decir, los acusados seguirán libres, riéndose de todos. Un escándalo...