Científicos nacionales hallaron compuestos con los que se puede transformar la energía solar en química o eléctrica, favoreciendo el cuidado del medio ambiente.

Un equipo del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF) descubrió una familia de compuestos que permitirán quintuplicar el aprovechamiento de la energía solar transformándola en química o eléctrica y favoreciendo el cuidado del medioambiente.

Embed

Tras un año de estudios, el descubrimiento fue llevado adelante por los doctores Manuela Kim, Eugenio Otal e Ismael Fábregas, de la División Materiales Porosos de ese instituto dependiente del Ministerio de Defensa.

Los compuestos forman parte de polímeros de coordinación (Metal Organic Frameworks) y permiten crear nuevos materiales con las propiedades deseadas simplemente juntando bloques formados por nanopartículas inorgánicas y polímeros orgánicos.

"Es un avance muy importante tanto para la generación propia de energía y combustibles como para la preservación de nuestro medioambiente. Y lo más relevante es que demuestra la capacidad de los hombres y mujeres de nuestro equipo científico que trabajan constantemente para generar nuevos avances", expresó el ministro de Defensa, Julio Martínez.

Embed

Actualmente sólo se aprovecha la energía solar de los rayos ultravioletas, lo cual significa menos del 10 por ciento de la disponible. Los nuevos compuestos absorben toda la luz visible y permiten captar el 50 por ciento de toda la energía solar aprovechable.

Estas estructuras de metales orgánicos permiten convertir la energía solar en química o eléctrica en un proceso similar al que desarrolla una planta cuando hace fotosíntesis convirtiendo la luz del sol en nutrientes.

El doctor Eugenio Otal, quien dirigió al equipo de investigación, explicó los nuevos compuestos producen un flujo de electrones dentro del material. Luego, conducidos por un cable, esos electrones posibilitan la generación de la energía eléctrica.

Embed

"Si los llevamos hacia una molécula de agua, la podremos descomponer en sus compuestos, hidrógeno y oxígeno", agregó. De esta forma, el hidrógeno obtenido acumula energía química que se puede almacenar para generar fluido eléctrico durante las noches cuando no se dispone de la fuente solar.

Otal señaló que generar paneles solares con esta tecnología es factible a mediano plazo y aseguró que "una de las ventajas más importantes de esta tecnología es que las materias primas son de bajo costo y la inversión necesaria para la ingeniería es también accesible".

El uso de esta tecnología tiene un impacto positivo en el medioambiente teniendo en cuenta que la producción de energía convencional "tiene una fuerte huella de carbono, producción de gases invernadero, destrucción de capa de ozono, contaminación del aire, entre muchos otros efectos adversos", recalcó el investigador.