Leandro Wittemberg
Leandro Wittemberg
Federico Pizarro, extremo de la Selección argentina de handball masculino, habló con minutouno.com sobre el difícil escollo que tendrán que superar en la fase inicial de los Juegos Olímpicos.

Última pelota. El resultado confiesa un empate en 21 entre Argentina y Chile por el quinto partido del grupo A de los Juegos Panamericanos de handball que se disputan en Tecnópolis. La Selección que dirige Eduardo "Dady" Gallardo necesita ganar para clasificar a semifinales. Federico Pizarro, que ocupa la posición de extremo, lanza pero el arquero tapa con su pierna izquierda. Sin embargo, el rebote le queda al propio bonaerense, que vuelve a tirar de zurda y esta vez logra el tanto definitivo que mete a la Argentina entre los cuatro mejores del certamen.

Acostumbrado a las batallas, Pizarro no se conformó con esa semifinal, que terminó siendo derrota a Brasil pero finalmente clasificación al próximo Mundial de Francia 2017: "El objetivo era llegar a la final. Jugamos un muy mal partido ante Groenlandia y tuvimos que cruzarnos con Brasil en semifinales".

Gol de Federico Pizarro contra chile Panamericano de Handball 2016.mp4
La herida siempre es mayor cuando el rival es Brasil, ese vecino que se convierte en monstruo cada vez que se ubica enfrente, no importa en el deporte que sea. "Todos los partidos con Brasil son diferentes, en cualquier instancia. El objetivo era cruzarlos en la final. En el partido con Chile teníamos la oportunidad de quedar primeros del grupo. Llegamos a sacar una diferencia de 9 y otra vez la cabeza nos jugó en contra. Perdimos esa diferencia y terminamos ganando por uno", continuó analizando el extremo.

Como si fuera el último cuadro de una escena soñada, Pizarro recuerda aquel tiro rectificado, con el cual Argentina derrotó a Brasil en el último segundo y así consiguió el pase a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, los primeros de la historia del handball argentino: "No busco hacer goles sobre la hora, son situaciones con las que me encuentro. Tengo la suerte de que en esos partidos claves, la pelota me queda a mí".

Federico Pizarro y su golazo histórico contra Brasil.flv.mp4
¿CORDURA? MEJOR ESTAR LOCO

"Creo que me toca a mí porque estoy loco"
. Así confesaba su secreto en una entrevista con el canal Tyc Sports, luego de la épica actuación ante Brasil y también así lo explica: "Siempre tiene que haber un grado de locura y en mi ese grado está un poco más elevado. Hay veces que es difícil explicarlo, se dan esas cosas que uno lo hace involuntariamente".

Los Gladiadores, como se conoce al equipo argentino de handball, parecen haber superado un escalón y volvieron a sacar pasaje para un evento superlativo, esta vez para Río 2016. El sorteo no jugó a favor: compartirán grupo con Dinamarca, Croacia, Túnez y Qatar. "Nos tocan de los mejores equipos del mundo en la zona. Hoy en día son cuatro potencias, con un nivel increíble. Habrá que ir a pelear todos los partidos, como siempre lo hacemos", dice Pizarro inflando el pecho por el equipo que integra.

Embed
Fede deja por un momento el profesionalismo y se permite soñar. No quiere otro gol en el último minuto para Brasil, sino que prefiere un triunfo colectivo: "Sería un sueño llevar a Argentina entre los ocho mejores del mundo por primera vez y pelear por lo más alto".

"Nos hacemos muy fuerte como grupo cuando estamos todos bien". Cuando Pizarro afirma esta frase, piensa no sólo en el equipo que son sino en la ausencia que deben cubrir. El pasado marzo, Diego Simonet sufrió la rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla derecha, por lo que no estará en la cita de Río y el elenco de Dady Gallardo pierde a una pieza fundamental, su mejor jugador.

Embed
CÓMO TAPAR A UN GIGANTE AUSENTE

"Diego es el mejor jugador que tenemos. El no tenerlo hace que el equipo cambie la manera de jugar, él nos da una resolución en ataque que no muchos tiene. Hay veces que Diego aparece y te saca del bache. Somos un equipo con menos variantes que antes. Las defensas dejan de pensar en lo qué puede hacer él, para defender más en grupo", agrega.

Pizarro se toma unos segundos para hablar de Eduardo Gallardo y, sin exageraciones, lo describe desde el corazón. "Dady es el gestor de este grupo que tenemos hoy en día. Hizo un gran trabajo, ocho años muy exitosos. Puso una vara muy alta. Si Argentina en algún momento lo supera va a ser porque se estuvo trabajando muy bien".

#NOTEVAYASLIO

Confeso hincha de Lionel Messi, el extremo le pelea a los detractores y, desde su cuenta de Twitter, sale a bancar a muerte al rosarino, que anunció su alejamiento de la Selección luego de perder ante Chile la final de la Copa América Centenario.

Embed

Embed

Embed

Embed