Luego de nueve días sin poder remar, el argentino Brian Rosso se hartó y, muy enojado, publicó una carta en su página de Facebook. "Hoy le perdí todo el respeto al Enard y a la gente que responde por este deporte", disparó.
A menos de diez días del comienzo de los Juegos Olímpicos de Río 2016, la Argentina es noticia por un hecho indignante. Brian Romero, representante argentino en remo desde hace 11 años, lleva nueve días sin poder subirse a un bote para entrenar en aguas cariocas. Hace cuatro que le reclama al Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) para que le envíe su herramienta de trabajo.

Embed
"Llegamos a Río y no teníamos los botes. Me fui a hacer máquina pensando en cómo podía ser que teniendo la ventaja de estar al lado de Brasil podíamos perder ese plus", explicó Rosso en su cuenta de la red social Facebook, quien desde 2012 entrena para la competencia que comenzará el viernes 5 de agosto.

Harto y muy enojado, disparó contra el Enard: "La persona que decidió que los botes se transportaran de esta manera arruinó toda una preparación. No hubo un solo dirigente que me llamara para contarme qué está pasando o cómo se va a solucionar".

Embed
Para finalizar, se desahogó: "Me voy a dormir tratando de soportar este vacío de no poder hacer las cosas como se deben. Hoy le perdí todo el respeto al Enard y a la gente que responde por este deporte."