El hombre había recibido una grave herida de bala y, cuando los médicos se preparaban para hacerle una transfusión de sangre, los familiares de la víctima lo impidieron a causa de su religión. El hecho ocurrió en el partido de Tres de Febrero y aún no hay detenidos.

El violento episodio se desató en la localidad bonaerense de Villa Pineral, donde cuatro ladrones mataron a tiros a un asistente de un contador, de 57 años, cuando intentaban robarle la camioneta. Según trascendió, la víctima, identificada como José Alberto López, resultó gravemente herida y debió ser hospitalizada de urgencia, aunque los médicos no pudieron llevarle a cabo una transfusión de sangre, lo que le provocó la muerte.

El ataque se produjo cuando López fue abordado por los homicidas al llegar a su casa, ubicada en la calle Directorio al 3.200, en Villa Pineral. Fuentes policiales informaron que los delincuentes intentaron robarle la camioneta Ford EcoSport negra en la que se desplazaba y, cuando el testigo de Jehová intentó entregar el vehículo sin resistirse, uno de los delincuentes le disparó.

Embed

El impacto de bala hirió a la víctima en la zona intercostal y le afectó los pulmones. Según aseguraron las autoridades, López murió desangrado luego de que su familia impidiera la realización de una transfusión sanguínea.

La policía, en tanto, intenta averiguar el paradero de los peligrosos criminales, que se presume estarían escondidos en alguna villa de emergencia, ubicada en el noroeste del conurbano provincial.