La representante argentina en lanzamiento de martillo reconoce estar en el momento justo para los Juegos Olímpicos venideros. "Mi meta es superar los 70 metros, que normalmente estaría pasando a la final", sostuvo la tres veces campeona sudamericana.
Río de Janeiro 2016 van a ser los cuartos Juegos Olímpicos en la vasta carrera de Jennifer Dahlgren. A días de una nueva competencia, la lanzadora de martillo reconoce que el certamen que se disputará en Brasil llega en un momento de madurez completa.

Tres veces campeona sudamericana en su especialidad, Dahlgren confía en su preparación: "Estoy haciendo entrenamientos cortos pero específicos, descansando mucho y cuidándome en todos los sentidos. Creo que en Río voy a estar mucho más madura que en otros juegos".

Jennifer-Dahlgren.flv
Para competir en Río, Dahlgren, hija de la atleta olímpica argentina Irene Fitzner, tiene la confianza que no supo conseguir para otros torneos: "Llego con más tranquilidad, aprendí a ir con mis expectativas y no con las ajenas". Además, dice que es un aspecto positivo que el certamen se desarrolle en el país vecino, aunque no será determinante en la competencia: "En el momento de competir, cada atleta o deportista está solo frente a su objetivo pero es lindo que los seres queridos nos acompañen".

"Mi meta es superar los 70 metros, que normalmente estaría pasando a la final"
. Así sintetiza la ganadora del Premio Konex en 2010 como una de las 5 mejores atletas de la década en Argentina lo que sería su objetivo en Río.

Embed
Por último, se refirió al típico cholulaje, al que la mayoría de los deportistas se consideran fanáticos: "Ya me he cruzado a las estrellas del atletismo. Cholulaje seguro, pero no tengo ninguno fijo. Me pondré a charlar con el que se me cruce por delante".