La banda atacaba a personas en las paradas de colectivos y luego las amedrantaban para que no realizaran la denuncia.
Ocho hombres fueron detenidos en una serie de allanamientos en el partido de Quilmes acusados de integrar una banda que desde hace unos meses a robaba a personas que esperaban el colectivo en el Conurbano bonaerense.

La banda atacaba a personas en las paradas de colectivos y tras quitarles todo lo que tuviera algún valor las amedrentaban para que no realizaran la denuncia, sostuvo una fuente policial. Según se informó, los cinco allanamientos, donde se secuestraron armas de fuego y distintos elementos, fueron realizados este viernes por integrantes de la Comisaría Séptima de Quilmes Oeste.
Embed
El jefe de la Departamental de Quilmes, comisario Mayor Nicolás Ordas, ordenó al Grupo de Apoyo Departamental (GAP) que cubra los operativos en los domicilios marcados en una villa de Bernal Oeste, hacia donde se desplazaron unos 50 policías y la División de Canes de la Policía bonaerense.
La investigación había comenzado hace dos meses luego de una serie de estos ilícitos en la denominada Villa IAPI, donde los vecinos juntaron firmas que entregaron en la fiscalía de turno de Quilmes, que ordenó los allanamientos.
En el primer domicilio allanado, en la calles 176 entre Bermejo y Neuquén, se detuvo a un hombre de 26 años apodado "Gorrita", al que se señala como líder de la banda. A "Gorrita" se le incautó un revolver calibre 32, con la numeración limada.

Embed
En la misma zona se detuvo a otro de los sospechados, conocido como "Piscopo", al que se le secuestraron 10 balas de un revolver calibre 9 milímetros. En el tercer allanamiento, se detuvo a otras dos personas y se secuestró una escopeta "Tumbera" y cartuchos calibre 12.
En una parada de colectivo de Bernal, la policía detuvo a dos cómplices más, a quienes se les secuestró un cargador de batería de telefonía celular y siete proyectiles calibre 9 milímetros.
Finalmente, se detuvo a dos hermanos a quienes, también, se les secuestraron tres aparatos celulares robados. Todos quedaron detenidos acusados de tenencia ilegal de arma de uso civil, tenencia ilegal de arma de fuego de guerra y de munición de arma de fuego y robo en banda.