Maximiliano Sosa, de 3 años, desapareció el pasado 21 de diciembre en la localidad santafesina de Ceres. Ahora la justiciaimputó a la mujer y su pareja, de 40 y 35 años, por "sustracción de menor" y fueron trasladados a la capital provincial.
La justicia santafesina imputó hoy por "sustracción de menor" a la abuela de Maximiliano Sosa, de 3 años, y a la pareja de la mujer, sospechados de ser los responsables de la desaparición del chico, ocurrida en la localidad de Ceres el pasado 21 de diciembre, de quien todavía se desconoce el paradero.

La decisión fue tomada esta mañana por la fiscal Hemilce Fissore en la Oficina de Gestión Judicial de San Cristóbal, luego de que el jueves pasado ordenara la detención de los imputados en el marco de múltiples allanamientos.

La mujer y su pareja, de 40 y 35 años respectivamente, fueron acusados por la desaparición del niño en calidad de "coautores" y fueron trasladados a la ciudad de Santa Fe, donde el lunes a la mañana se realizará la audiencia de prisión preventiva, según informó el Ministerio Público de Acusación de Santa Fe.

Maximiliano Sosa fue visto por última vez hace seis meses, cuando salió de su casa de un barrio ubicado en el acceso sur de la ciudad de San Cristóbal, tras pedir permiso para jugar en la casa de un amigo, a pocos metros de su vivienda.

El niño fue buscado por tierra, agua y aire, con aporte de helicópteros, pero todavía no se encontró ningún rastro vinculado con su desaparición. Sin embargo, el jueves la fiscal Fissore ordenó la realización de 11 allanamientos que dieron como resultado la detención de la abuela del chico, junto con su concubino. En la audiencia de hoy, Fissore dijo que "no se descarta la participación de otras personas en la comisión del delito" e informó que el lunes a las 9 se llevará a cabo la audiencia de prisión preventiva en la Oficina de Gestión Judicial de San Cristóbal.

A la abuela del chico también se le atribuyó el delito de "falsa denuncia, en concurso real", ya que fue quien se presentó a la policía tras la desaparición.

Durante la búsqueda de Maximiliano Sosa, los investigadores no descartaban ninguna hipótesis, incluso dentro de su entorno familiar, ya que cuando se lo vio por última vez estaba al cuidado de su abuela porque su mamá había dado a luz pocos días antes y estaba internada. Sin embargo, la abuela habría salido a trabajar y le encargó el cuidado del pequeño a una de sus hijas, de 15 años, indicó el diario El Litoral.