Los turistas se llevaron el susto de sus vidas al descubrir que el mayor depredador a la vista no estaba en el agua sino retozando en la orilla.
Una osa y sus oseznos sorprendieron a los turistas que visitaron esta semana el Lago Tahoe, en los Estados Unidos. Los visitantes a la playa se divirtieron mirando a una distancia prudente cómo se bañaban la mamá y sus crías.

Bear Family Enjoys Lake Tahoe
La aparición de la osa y sus cachorros causó sorpresa no porque sean una de las rarezas de la zona sino porque se metieron al agua, retozaron y husmearon la arena un rato para luego meterse de vuelta en el bosque cercano, informó el sitio ABC.

Mother bear and her cubs on the beach