El paso de la Selección brasileña femenina de rugby por los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro no dejó demasiado para destacar desde lo deportivo. Sin embargo, una de las jugadoras del plantel sí supo ser noticia durante la ceremonia de premiación.
Se trata de Isadora Cerullo, que tras la entrega de medallas de la disciplina (el oro fue para Australia, la plata para Nueva Zelanda y el bronce para Canadá), se comprometió en pleno estadio con su novia Marjorie Enya, que oficia como voluntaria en la competencia.

Embed
Secundadas por todo el equipo brasileño (que finalizó noveno en el certamen), las chicas intercambiaron anillos y se besaron ante la ovación de los presentes, dejando lo que seguramente será una de las imágenes de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.