El sábado, un joven lanzó líquido inflamable sobre un vagón del tren, antes de apuñalar a varias personas. El agresor y una pasajera murieron, además de que cinco personas, incluida una niña, resultaron heridas.

La policía suiza investigaba este domingo el ataque que dejó dos muertos, entre ellos el agresor, y cinco heridos, en un tren en el este de Suiza, excluyendo por el momento la pista terrorista.

El atacante, un joven suizo de 27 años, así como una de sus víctimas, una mujer de 34, fallecieron este domingo por la mañana a raíz de la gravedad de sus heridas, anunció la policía.

"La cuestión del móvil queda sin respuesta", afirmó la policía regional de San Galo, explicando que "en este momento, no hay ningún indicio de que se tratara de un acto terrorista o con motivación política".

"El terrorismo no es nuestra principal teoría", insistió a la agencia AFP el vocero Bruno Metzger, afirmando que había otros móviles más plausibles, sin precisarlos.

El sábado a primera hora de la tarde, el joven lanzó líquido inflamable sobre algunos pasajeros y el vagón, antes de apuñalar a varios, hiriendo a seis personas, incluida una niña de seis años.

Tras mirar las imágenes de las cámaras de seguridad, la policía afirmó que actuó solo. El tren se aproximaba a la estación de Salez, en el noreste de Suiza, cerca de las fronteras con Austria y Liechtenstein.

Las víctimas -dos hombres de 17 y 50 años, tres mujeres de 17, 34 y 43, y la niña de 6- fueron hospitalizadas con quemaduras o heridas de cuchillo.

El agresor, que no tenía antecedentes policiales, fue operado el sábado por la noche y no pudo ser interrogado por la policía, según la agencia ATS. Otra mujer y la pequeña siguen en estado grave.

¿Conocía a las víctimas?

Uno de los heridos no era un pasajero, sino un hombre que se encontraba en el andén de la estación de Salez y se precipitó al interior del tren para sacar al agresor, cuya ropa se encontraba en llamas, explicó la policía.

"Su intervención, sin duda, permitió impedir algo peor", señaló un portavoz policial al diario Blick.

La joven fallecida fue la que sufrió heridas más graves, al haber recibido mucho líquido inflamable en la ropa lo que hace sospechar que ella pudo ser el blanco del ataque.

Pero Metzger dijo que no podía confirmar este extremo y otro portavoz policial, Hanspeter Kruesi, indicó a la AFP el sábado por la noche que no parecía que el ataque estuviera dirigido contra una sola persona.

En este estadio de la investigación no sabemos si el agresor conocía a sus víctimas, añadió.

La vivienda del hombre, en un cantón cercano a San Galo, fue inspeccionada el sábado por la noche, así como el tren donde se produjo el ataque.

Fotos publicadas por la prensa suiza, mostraban los asientos del vagón quemados y una ventanilla ennegrecida.

La policía explicó que por el momento no divulgará información sobre la identidad o la nacionalidad de los heridos.

Este ataque es el último de una serie de actos violentos, muchas veces mortales, que se han producido en Europa en los últimos meses. Entre los incidentes hubo atentados reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).