El llamado al 911 en el que se aseguraban que le iban "a reventar el gobierno a Vidal" fue hecha desde un pabellón de una unidad carcelaria de La Plata. La gobernadora desplazó días atrpas al jefe de su custodia luego de que dos efectivos revisaran sin autorización su despacho.
La llamada anónima a la línea 911 que el domingo pasado amenazó con "reventar" la gobernación de la provincia de Buenos Aires fue hecha de un pabellón de una unidad carcelaria de La Plata, según informaron a la agencia de noticias Télam voceros policiales.

"Hubo ayer -por el domingo- un llamado al 911 donde una voz masculina refería: 'El día de mañana le revientan el gobierno a (María Eugenia) Vidal', para luego cortar", informaron desde el gobierno bonaerense que destacó este lunes que "la actividad fue normal" en la sede gubernamental en La Plata.

"Se revisaron todas las áreas", indicaron a Télam al tiempo que ratificaron que no hubo un refuerzo de la seguridad.

Hace dos meses, la gobernadora Vidal decidió desplazar al jefe de la custodia del edificio de la Gobernación en La Plata, luego de que dos efectivos de la policía provincial ingresaran a su despacho cuando ella estaba ausente y revisaran escritorio y muebles de la secretaría privada.