Lo apodan "Polilla" o "El Toca Huevos". La víctima es un chico de 15 años con quien habría tenido un encuentro sexual e intercambiado mensajes. "Si no hacen nada , lo mato", advirtió el papá.
Un entrenador de un equipo de rugby de chicos de 13 años del Huazihul San Juan Rugby Club es investigado luego de que el padre de un chico de 15 lo denunciara por abusar sexualmente de su hijo.

El hecho fue denunciado por el padre del menor en la Seccional 13 de Policía el 16 de agosto último. Según fuentes oficiales, el presunto abusador fue identificado como Gerardo Alferillo, de unos 30 años, apodado "Polilla".

Embed
En tanto los padres de los chicos a los que entrena están preocupados por la posibilidad de que otros chicos hayan sido abusados por la misma persona.

Entre el entrenador y el menor hubo un encuentro sexual que fue descubierto por el hermano mayor de la víctima cuando vio que entre ellos había un intercambio de mensajes de texto con un alto contenido sexual.

A raíz de ese episodio, el menor le contó a su familia lo que había vivido. Así fue como sus padres descubrieron que los hechos íntimos empezaron a producirse en las últimas vacaciones de invierno.

Uno de los encuentros sexuales fue en la casa del entrenador de rugby, quien llegó a ofrecerle dinero al menor a cambio de que le dejara practicar sexo oral.

"Si no hacen nada, yo lo mato", dijo el padre de la víctima. Y agregó que "ese tipo es un degenerado que le arruinó la vida a mi hijo. Ahora está con psicólogo".

El padre del menor contó que fue él quien puso en conocimiento de la situación a las autoridades del club: "El día 17, al otro día de denunciar, me reuní con el presidente saliente y el entrante del club y les informé todo. Tengo entendido que lo sacaron desde ese momento".

Según el padre del menor, "hay jugadores que fueron manoseados por ese depravado. Por eso le dicen el "Toca Huevos". Tengo entendido que hubo un tiempo que lo sacaron de dirigir a inferiores y lo pusieron de ayudante en la Primera. Pero hace un tiempo atrás lo volvieron a poner en contacto con los chicos".

Tras la denuncia policial, el caso está siendo investigado por el juez Benedicto Correa en el Quinto Juzgado de Instrucción. El magistrado ya realizó la entrevista del menor en Cámara Gesell y todo indicaría que dice la verdad.

La familia también puso a disposición de la Justicia el celular del menor y el juez Correa ordenó que le realizaran peritajes los expertos en informática, lo cual sería clave para secuestrar como pruebas los mensajes.