Franco Carignano fue detenido tras una investigación judicial que duró cuatro años. La denunciante, que hoy tiene 26, vivió una pesadilla. Sospechan que hay más víctimas.
En la madrugada del jueves, mediante un allanamiento practicado por investigadores de la Policía Judicial en el barrio Observatorio de la ciudad de Córdoba, se detuvo a Franco Daniel 
Carignano (26). Se trata del tecladista de Trulalá, la orquesta que fundó Manolo Cánovas en los albores de la democracia.

El procedimiento estuvo coordinado por el fiscal de Instrucción de Distrito 1, Turno 5, Gustavo Dalma, con apoyo de efectivos del Equipo Táctico Especial Recomendado (Eter) de la Policía de Córdoba y de la Unidad Cibercrimen de la Dirección de Investigaciones Operativas (DIO), que depende de la fiscal General Adjunta, María Alejandra Hillman.

"Fran" Carignano, quien ingresó a Trulalá el año pasado, quedó detenido e imputado como presunto autor de extorsión en perjuicio de una joven de 26 años, informó lavoz.com.ar. La investigación se inició en 2012 a partir de la denuncia de la supuesta víctima ante la fiscalía de Dalma.

En su presentación de hace cuatro años, la joven declaró que en 2009 inició una relación virtual a través de Messenger con un muchacho, quien, al entrar en confianza, pidió que le enviara fotografías de sus partes íntimas, a lo que ella accedió.

Poco después, ante la insistencia en el pedido de imágenes cada vez más osadas y explícitas, la joven propuso terminar con el "juego" erótico, pero no tuvo suerte.

Según la investigación, el imputado le respondió creando perfiles falsos –primero en el programa de mensajería instantánea de Microsoft y luego en Facebook– y amenazó a su "amiga" con publicar las fotografías que tenía en su poder si no le satisfacía sus pedidos las veces que se le antojaran.

La víctima no creyó en la advertencia y entonces el verdugo virtual cumplió con su palabra: les envió las imágenes a varios contactos de la víctima, quien desde entonces, y hasta agosto de este año, no pudo zafar del acoso y de la intimidación, según la instrucción de la causa.