El delantero argentino que milita en la Juventus de Italia hizo su propio balance del partido contra Uruguay, donde sufrió una injusta expulsión, aunque también pudo cumplir el sueño de jugar con el astro de Barcelona. “La primera no era para amarilla”, se quejó.

El debut como titular en la Selección de Paulo Dybala generó gran expectativa y su polémica expulsión conmovió a los hinchas. Ahora, él hizo su balance, donde se quejó de la actuación del árbitro, pero sin dejar de poner énfasis en que cumplió su sueño de jugar con Messi.

"A Lio lo disfruté hasta que me dejó el árbitro", confesó en diálogo con Ole. "Lo peor es que tengo un promedio de dos amarillas por año", agregó.

"A veces tanto yo como los que juegan en mi posición sufrimos faltas con doble intención y los árbitros no te defienden. Por eso me duele pagar las consecuencias. Mi primera falta no era amarilla", apuntó el jugador de la Juve.

Embed

Sin embargo, el cordobés no se quedó solo con el sabor amargo de la doble amarilla que lo dejó afuera a finales del primer tiempo. Sobre su dupla soñada reveló: "Mi sueño era tirar una pared con Messi. Era algo que siempre le decía a mi familia, que les contaba a mis amigos. Cumplí. Decí que a Leo le hicieron falta, si no se metía abajo del arco".