Marcelo Vidal, de 48 años, mató de seis balazos a un delincuente que asaltó a dos clientes de una estación de servicio de Tupungato, Mendoza. El hombre no sufrió lesiones, pero falleció por el shock emocional.
Un empleado de seguridad de una estación de servicio del departamento de Tupungato, a más de 60 kilómetros de la Ciudad de Mnedoza, murió de un paro cardíaco después de matar de seis balazos a un delincuente que acababa de asaltar a mano armada a dos clientes.
Se trata de Marcelo Vidal, quien en la noche del martes y madrugada de este miércoles, estaba de servicio en una estación de servicio YPF, según publicó Diario Uno.
El ex policía de 48 años advirtió que dentro del minimarket un delincuente armado apuntó a dos clientes de 25 y 30 años y les robó los celulares.

Embed
Antes que escapara junto a su cómplice, Vidal le dio la voz de alto a los ladrones, pero este se negó y se produjo un tiroteo.
Como consecuencia Franco Galdame, de 22 años, recibió tres disparos en el pecho, otro en la ingle, uno en un brazo y el sexto en una pierna, y murió en el lugar.
A los pocos minutos llegó al lugar la Policía y una ambulancia cuyo médico que luego de constatar la muerte del ladrón, asistió a las víctimas.
Fue en ese momento cuando Vidal se descompensó y fue trasladado al Hospital Scaravelli, donde poco después murió de un paro cardíaco.
El hecho conmocionó mucho a sus compañeros y los habitantes de la zona debido a que era una persona conocida.