El hecho ocurrió una casa ubicada en el departamento mendocino de Guaymallén y los investigadores sospechan que alguien les dio información a los delincuentes.
Los delincuentes saltaron el cerco perimetral de una casa y se llevaron $1 millón. Pero lo que llamó la atención fue que lo único que se robaron fue el dinero que sabían muy bien donde estaba escondido. Es por eso que se especula con la existencia de un "datero".

A plena luz del día, dos hombres de unos 20 años pararon en un callejón lindante a la casa, cuyo frente da a la calle Sánchez al 1600 de Colonia Segovia, en el departamento mendocino de Guaymallén.

Embed

"Eran más o menos las 10.40. Me resultó extraño el accionar y por eso me quedé mirando", contó una vecina de los denunciantes. El sujeto que iba de acompañante, un chico que llevaba la cara descubierta, saltó el cerco perimetral y echó un vistazo para confirmar que en la casa no había nadie.

"Llamé a la policía. Los ladrones estuvieron pocos minutos adentro: menos de cinco. Los móviles llegaron poco después", contó una testigo.

Mientras los delincuentes estuvieron adentro de la casa fueron directamente hacia el lugar donde estaba el millón de pesos: un calefón que estaba en desuso.

"Revolvieron un poco la casa, pero no tanto", dijo otra testigo. Un detalle llamativo es que la alarma de la vivienda sonó, pero inmediatamente paró. "La policía dijo que le habían cortado los cables", dijeron.

Luego, los sujetos salieron por el mismo lugar por el que habían entrado pero primero largaron, hacia donde estaba la moto, un paquete. Después saltaron el alambrado y se fueron.

Según los vecinos, en la casa vive un matrimonio de unos 50 años que hace unos tres meses compró la vivienda. "No los conocemos mucho porque son nuevos. Pero una mujer tenía el teléfono de ellos y les avisó. No podían ni hablar, estaban descompuestos", relató la mujer consultada y siguió: "Se los veía desesperados, muy abatidos".