Técnicos de Keen Security Lab lograron controlar un Tesla Model S en movimiento, lo registraron en video y se pusieron a trabajar con la empresa para modificar las fallas de seguridad.

Investigadores chinos del Keen Security Lab hackearon un auto eléctrico de forma remota y pudieron controlar varias partes del coche, tanto estacionado como en movimiento.

Los científicos chinos relataron desde su blog encontraron una serie de vulnerabilidades en la seguridad de los sistemas del Model S, de la firma Tesla y mostraron los resultados de su estudio a través de un video.

En la filmación se ve cómo los investigadores lograron controlar al auto en movimiento en partes como el limpiaparabrisas, los espejos retrovisores y los sistemas de entretenimiento e información.

En el artículo se indicó que el Keen Lab comunicó las vulnerabilidades encontradas a Tesla, cuyo equipo de Seguridad de Producto confirmó las fallas, y ambos organismos trabajaron en solucionarlas para "garantizar la seguridad de manejo de los usuarios" de la empresa estadounidense.