La Asociación Argentina de los Adventistas del Séptimo Día es investigada por dos contenedores provenientes de los Estados Unidos con mercadería que venía bajo el amparo de una donación. La mercadería está valuada por 15 millones de pesos.
La Aduana Camapana denunció ante el juez federal Adrián González Charvay, el arribo al puerto de dos contenedores provenientes de los Estados Unidos los cuales habían registrados como una supuesta donación de equipamiento electromecánico hospitalario, artículos eléctricos y herramientas manuales, pero en realidad era un millonario contrabando de modernas pantallas de TV, computadoras, tablets, equipos profesionales de filmación, consolas musicales e incluso drones por un valor de 15.000.000 de pesos.
mercaderìa
Cuando los oficiales aduaneros procedieron a la verificación se constató que se trataba de mercadería cuya importación se encontraba sujeta a una prohibición absoluta, como así también la existencia de sustancias y elementos que por su naturaleza, cantidad y características pueden afectar la salud pública.

Los funcionarios alertaron que a primera vista se podían advertir groseras diferencias entre lo que se declaró que se traía y lo que se constató que había. En la documentación aportada se asentó que se donaban productos nuevos cuando en realidad se trataba de mercadería usada, obsoleta, en malas condiciones, desechos hospitalarios y productos electrónicos de alta gama no declarados.

Después de dos meses de investigación, se ordenó la detención de seis sospechosos, entre los que figuran autoridades de la Asociación Argentina de los Adventistas del Séptimo Día. La decisión fue tomada en las últimas horas por el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, a cargo de la investigación; quien dispuso ocho allanamientos, siendo uno de los procedimientos llevado a cabo por efectivos de Delitos Federales de la Policía Federal en la localidad de Libertador San Martín.

IGLESIA

Como se informó en su momento, entre el material secuestrado en la terminal aduanera Zárate en el mes de julio, había televisores de pantalla curva de 65 pulgadas; otros de 75 pulgadas, de tecnología Android TV; aparatos Samsung Smart TV de 46 pulgadas; computadoras All in One HP Pavillion, PC All in One, iMac de Apple, discos rígidos de 6 Tera byte, memorias expandibles de 1 Terabyte Samsung, placas de video de Intel, dos drones profesionales con filmación, tablets y telefonía celular de alta gama, como ser iPhone 4 y iPhone 6, y iPod. Había, además, una consola de sonido digital y una filmadora de cine.

Para los especialista el monto valuado por la mercadería la suma total aproximado de casi 15 millones de pesos y un perjuicio fiscal por más de 6 millones, agregan los voceros de la investigación.
La Asociación Argentina de los Adventistas del Séptimo Día era la destinataria de la supuesta donación. "Cuando se procedió a la verificación de los dos contenedores se constató que se trataba de mercadería cuya importación se encontraba sujeta a una prohibición absoluta, como así también la existencia de sustancias y elementos que por su naturaleza, cantidad y características pueden afectar la salud pública", explicaron fuentes judiciales.