De acuerdo con un informe presentado por el Foro de Periodismo en Argentina (FOPEA), unos 900 menores cruzan de manera irregular la frontera todos los días. Pero en el país hay solo 153 condenados por este delito.

La cifra es alarmante: 900 chicos pasan cada día de manera irregular por la frontera entre Argentina y Bolivia vía La Quiaca-Villazón y se venden por 5.300 pesos argentinos, de acuerdo a un informe publicado por el Foro de Periodismo en Argentina (FOPEA). Pero sólo 153 personas fueron condenadas en el país por este tipo de delito.

"En Argentina hay más de 6 mil personas siendo buscadas y ante la inexistencia de un registro único y actualizado a nivel nacional, la cifra podría ser mayor", explicó la diputada radical Carla Carrizo (Cambiemos).

Embed

"Durante 2010 pasaron 25 mil menores de los cuales sólo retornaron 7 mil", agregó Carrizo. "Es decir que unos 18 mil niños bolivianos podrían estar trabajando en campos y talleres clandestinos en la Argentina, mientras que otros podrían haber tenido como destino la explotación sexual", denunció.

A partir de estos datos, la legisladora presentó un proyecto para crear una Agencia Nacional de Búsqueda de Personas, con personal con formación en Derechos Humanos y que funcione de manera descentralizada en el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Al mismo tiempo, la radical propone organizar un Sistema Federal de Búsqueda de Personas que trabaje con el Poder Judicial, las fuerzas de seguridad a nivel federal, provincial y municipal.