Un hombre quedó detenido este sábado, acusado de tener vinculación con la muerte de la joven Angélica Leonela Barrios, desaparecida y encontrada muerta a apuñaladas y con su cabeza a medio desprender del cuerpo, en la ciudad bonaerense de San Nicolás, informaron fuentes policiales.
El detenido es un vecino de 47 años de apellido Andino que había intercambiado mensajes por la red social Faebook con la víctima, según indicaron voceros policiales.

La fiscal precisó que "el sospechoso es un vecino" con el que se relacionaba "a través de Facebook", para luego agregar que "no era un desconocido" para ella. "Llegamos a él a través de las declaraciones que prestó como testigo, a raíz de unos mensajes que intercambió con la joven. Cuando comenzó a incurrir en contradicciones interrumpí la declaración testimonial y decidí la aprehensión", puntualizó.

Además, confirmó que "se descartó que al momento del homicidio ella estuviera embarazada y adelantó: "Voy a pedir la conversión de la aprehensión en detención".

En tanto, los resultados a la autopsia a la que tuvo acceso Télam sobre el cuerpo de Barrios indicó que fue muerta a causa de lesiones en la región torácica superior intraclavicular, lesión de arma blanca en zona dorsal en lateral izquierdo con compromiso cardíaco, otra lesión desgarrante en el corazón lateral izquierdo. También se descartó la hipótesis de que estuviese embarazada.

No se puedo determinar la decapitación por arma blanca. Lo que descarta que la chica haya sido encontrada decapitada por su agresor, pero si con su cuello mordido por roedores y peludos que andan en la zona del cementerio donde fue hallado el cadáver.

Fuentes cercanas a la investigación indicaron que ahora se está trabajando en distintas actuaciones judiciales que van entre testimonios de familiares, amigos y otras personas que puedan dar más datos que lleven a aclarar el crimen.

Mientras se realizaba la aprehensión del sospechoso, los restos de Angélica Leonela Barrios eran llevados al cementerio por los familiares, amigos y lugareños, quienes reclamaban "justicia para Leonela" a su paso.

Norma María José, hermana de Leonela, dijo a esta agencia: "Toda la familia se siente destruida por lo que sucedió. Es un misterio todo. Ella era una chica muy buena, querida por todos y nunca tuvo problema con nadie".

Sobre sí Leonela tenía problemas familiares que la hayan llevado a irse de su casa dijo: "Mi hermana no tenía problemas con nadie de la familia ni tampoco le podemos conocer un romance con alguien a su muerte"

"Tenemos que agradecer a toda la policía que nos ayudo en la búsqueda desde el comienzo hasta el final. Ellos se portaron muy bien", finalizó entre lágrimas la mujer.