Este sábado a la noche, dos días después de un caso en el que a tres choferes les dio positivo el test de drogas -para cocaína- cuando llevaban egresados a Bariloche, otra vez detectaron en la terminal de Ómnibus de Bahía Blanca a varios conductores en las mismas circunstancias.
Se trató de un operativo que comenzó minutos después de las 22 y se extendió por el lapso de casi dos horas. Alertados por la Guardia Urbana local, un grupo de inspectores de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte y de la Agencia de Seguridad, demoraron a tres micros, que habían sido contratados por la firma Surland para llevar chicos hacia la ciudad turística.

En total, 6 trabajadores fueron sometidos a la prueba que busca sustancias ilegales en el organismo -uno similar al dräger test-, de los cuales 3 dieron como resultado positivo y fueron demorados a la espera de una resolución judicial. Después de labrar las actuaciones correspondientes, se dispuso el arribo de otros tres conductores para continuar con el traslado.

Según informó el diario La Brújula 24, todo se originó el pasado viernes tras un llamado al cuerpo de inspectores bahiense, en el que la propia compañía que organiza los viajes pedía que se hicieran los controles.

Los padres de los jóvenes
que se disponían a celebrar el fin de la secundaria "estaban muy preocupados luego del escándalo desatado la madrugada del jueves" con choferes de Plusmar y "querían asegurarse de que sus hijos estuvieran seguros".