En uno de los casos el fiscal dispuso la detención de la pareja de la víctima tras comprobarse numerosas inconsistencias entre su declaración y las primeras pericias. En otro, los asesinos habrían sido delincuentes que irrumpieron en su casa a robar, y en el tercero la policía no pudo avanzar en la investigación ya que fueron atacados por vecinos.
En distintos hechos ocurridos este domingo, tres mujeres fueron asesinadas con diferencia de pocas horas.

En el primero de ellos, una mujer de 36 años fue asesinada de siete balazos y una puñalada en la ciudad santafesina de Rosario. El hecho ocurrió esta madrugada, alrededor de las 3.30, en el cruce de Aurora y Castellanos del barrio Alvear, la zona sudoeste rosarino.

La víctima fue identificada como Érika Reynoso (36) y fue atacada por desconocidos que efectuaron al menos siete disparos que impactaron en su cuerpo. Además, la mujer, quien tenía un hijo detenido en el penal de la comisaría 18va., recibió una puñalada y murió a los pocos minutos como consecuencia de las lesiones sufridas.

Tras el crimen, unos 50 vecinos del barrio atacaron a piedrazos a cuatro patrulleros que intentaron ingresar al lugar. "No pudimos obtener más datos porque unas cincuenta personas atacaron y rompieron al primer móvil policial que llegó al lugar", informó un vocero de la Policía santafesina que agregó: "A otro móvil que llegó después le pasó lo mismo y tampoco pudieron entrar al barrio la PDI (Policía de Investigaciones) ni Homicidios".

El crimen es investigado por la fiscal Marisol Fabbro que procuraba identificar a el o los agresores pese a que los familiares de la víctima no aportaron datos al respecto.

LEÉ MÁS: Una mujer fue asesinada a golpes por su hijo de 14 años en Tortuguitas

En tanto, en otro hecho registrado en la localidad bonaerense de Melchor Romero, partido de La Plata, una mujer de 49 años fue asesinada este domingo de un balazo en el pecho por uno de los tres delincuentes que entraron a robar a su casa.

La víctima fue identificada como Marcela Fabiana Ayala (49), quien trabajaba como telefonista en el Hospital Alejandro Korn como secretaria de un centro médico privado y también atendía un quiosco de la familia.

Según las fuentes, el hecho ocurrió esta mañana, entre las 5 y las 6, en una casa de dos plantas situada calle 519 entre 170 y 171, de Melchor Romero, donde la mujer, separada y madre de dos hijos mayores de edad, residía sola.

Juan Alnival, ex marido de Ayala, contó que la mujer habitualmente cuidaba de una nieta suya pero que la menor no se encontraba con ella al momento del crimen.

De acuerdo a lo que la Policía le comentó al hombre, la víctima descansaba en su dormitorio de la planta alta cuando tres delincuentes ingresaron a la vivienda por un lavadero de autos lindero, el cual cuenta con un pasillo largo y angosto. Las sospechas apuntan a que los ladrones primero revolvieron todo en la planta baja en busca de dinero y otros objetos de valor, y que Ayala escuchó los ruidos y entonces decidió salir de su habitación para ver qué ocurría. En esas circunstancias fue que se cree que la mujer se topó con uno de los delincuentes que subía por las escaleras hacia la planta alta y que al verla le disparó directamente, sin que ella se resistiera. "Cayó muerta a la salida de su habitación", indicó Alnival, quien reside a unas dos cuadras de la escena del crimen.

Según las fuentes, tras el disparo, los delincuentes huyeron del lugar por los fondos de la vivienda, mientras que un llamado al 911 alertó sobre lo ocurrido a la Policía. Cuando los efectivos de la comisaría de Melchor Romero arribaron a la vivienda de Ayala encontraron a la mujer muerta sobre un charco de sangre y un gran desorden en el interior de la vivienda.

Una fuente judicial precisó además que de la casa se detectó la falta de algunos valores como un teléfono celular y una computadora portátil y que, además, en el patio se recuperó una mochila cargada con otros objetos y que se cree que la descartaron los ladrones en su huida.

Embed

Finalmente, otra mujer, de 26 años fue asesinada este domingo de un balazo dentro de su casa de la localidad bonaerense de Pontevedra y por el crimen detuvieron a su pareja, quien dijo que la víctima murió luego de que fueran atacados a tiros por un grupo de desconocidos.

El hecho ocurrió esta madrugada, alrededor de las 2.30, en una vivienda ubicada una zona rural de dicha localidad del partido de Merlo, en el oeste del conurbano, donde residía la víctima, identificada por la Policía como Analía Alejandra Sandez (26).

Fuentes policiales y judiciales informaron que la investigación comenzó unas dos horas después cuando la pareja de Sandez, un hombre de unos 35 años, se presentó junto a un hermano suyo en una comisaría del vecino partido de La Matanza y denunció que su mujer había sido baleada.

De acuerdo al denunciante, un grupo de desconocidos había pasado a caballo por el frente de su casa y disparado hacia el interior de la vivienda, donde se encontraban él y Sandez.

Los voceros señalaron que el fiscal dispuso que los efectivos de la comisaría 5ta. de Pontevedra ingresaran en la vivienda del denunciante donde hallaron a Sandez asesinada de un balazo y también advirtieron varios impactos en el frente del inmueble.

Sin embargo, personal de Policía Científica que realizó los primeros peritajes es inspeccionó el cadáver determinó que el mismo presentaba un tiro efectuado a corta distancia, por lo que este dato sumado a otras contradicciones en el relato de la pareja de Sandez llevaron al fiscal Dileo a disponer la aprehensión del hombre como presunto autor del crimen. "Había ahumamiento en el cuerpo, lo que indica que le dispararon a quemarropa", explicó a Télam una fuente de la investigación.