Una multitud marchó en la localidad bonaerense de El Palomar en reclamo de mayor seguridad y justicia tras el crimen de Miriam Coppolillo, asesinada el viernes pasado cuando iba a festejar el cumpleaños de su marido.
Los vecinos se juntaron a las 19 en la esquina de Rosales y Rocha Montarce, de esa localidad del partido de Morón, al tiempo que los comerciantes cerraron sus locales en señal de duelo.

"No podemos seguir viviendo así. Vivimos aterrados", dijo una vecina en declaraciones televisivas.

"Me sumé a la marcha para pedir justicia por esta chica y porque nos sentimos desamparados. Yo trabajo de noche y no sé si voy a llegar vivo a casa", agregó un hombre que estaba con sus hijos.

"Nos están matando a nuestros hijos, a nuestros papás
. ¡Por favor hagan algo!", balbuceó una chica entre lágrimas.

"Yo quiero que mi nieto pueda jugar tranquilo y sin miedo. No podemos estar en la calle. Necesitamos que se ocupen", dijo indignada otra mujer.

Embed
Además hubo duras críticas al accionar de la Policía bonaerense y al intendente de Morón -y ex marido de la gobernadora María Eugenia Vidal- Ramiro Tagliaferro.

Coppolillo, de 60 años, fue asesinada el viernes alrededor de las 20.30, en Guaraní al 1500, cuando estaba con su esposo, Claudio Cruzans.

La pareja, que tiene dos hijas, salió de su casa para ir a celebrar el cumpleaños del hombre en familia, a un restaurante de la zona, cuando cuatro delincuentes en dos motos los sorprendieron.

Cruzans aceleró su Citroën C4 y uno de los ladrones disparó, por lo que una bala impactó en el pecho de Coppolillo.

El hombre, que es veterinario, llevó a su mujer al Hospital Posadas, donde murió cerca de las 12 de la noche.