Así lo indicó un grupo de investigadores de la Universidad de Utah, en Estados Unidos. Por el contrario, a menor número de mujeres, menor es la violencia que se crea entre individuos del sexo masculino.

Un polémico estudio publicado por un grupo de investigadores de la Universidad de Utha, en Estados Unidos, asegura que en las zonas donde los hombres superan al número de mujeres, hay tasas más bajas de homicidios, violaciones, prostitución o asaltos.

Así, se llegó a la conclusión que, por el contrario, donde hay mayor número de individuos del sexo femenino, las tasas de crímenes son más elevadas.

La investigación, publicada por la revista Human Nature, analiza de qué manera la mayoría de hombres y mujeres influye en las tasas de criminalidad de un país.

Ryan Schacht, uno de los autores del estudio, señaló que en aquellas situaciones en que las mujeres escasean, se vuelven "un recurso valioso", por lo que los hombres toman mayor consciencia de que deben "ganar y retener" a su pareja, mientras que si la cantidad de mujer es mayor, los hombres adoptan una actitud más promiscua que lleva a conflictos y delitos de mayor gravedad.

"Estamos demasiado enfocados en el exceso de la presencia del sexo masculino, cuando deberíamos reorientarnos a [estudiar] los lugares con más mujeres", aseguró Schacht, quien sostiene que los resultados de las observaciones podrían ayudar en la prevención de delitos.