Un nene guió el rescate del primer sobreviviente hallado en la zona donde se accidentó el avión que transportaba al equipo de fútbol brasileño Chapecoense en el municipio colombiano de La Unión, en el departamento de Antioquia (noroeste).
El nene, de unos 10 años, coordinó la evacuación del jugador brasileño Alan Ruschel del sitio conocido como Cerro El Gordo, donde quedó destruido el sueño del conjunto de Chapecó de conquistar su primera Copa Sudamericana.

Llegada de Alan Ruschel
Llegada de Alan Ruschel, primer sobreviviente de la tragedia de Chapecoense
"Cuando estábamos estacionando las camionetas llegó un niño y nos dijo que a unos heridos los estaban sacando por otro lado", aseguró a Efe Sergio Marulanda, uno de los lugareños que cooperó con el desplazamiento de los seis sobrevivientes de la tragedia por el terreno agreste donde se estrelló la aeronave la noche del lunes.

Embed
Marulanda se convirtió en héroe anónimo gracias a una llamada de su hermano, un médico de la región que le pidió traer su camioneta 4x4 y las de otros cuatro amigos para cooperar en la misión de rescate que empezó dos horas después de la colisión del Avro Regional RJ85, de la aerolínea boliviana Lamia.

Embed
"Un policía me dijo: 'usted es el primero en llegar, suba al niño en la camioneta y vaya a recoger los heridos'", recordó el hombre, oriundo de La Unión e hincha de Atlético Nacional.

En medio de la "impactante" escena, compuesta por un avión totalmente desintegrado, cuerpos diseminados y el fuselaje esparcido en al menos cien metros de diámetro, Marulanda recibió en su camioneta a Ruschel junto a rescatistas que luchaban por estabilizarlo.

Embed
"Lo subieron arropado, preguntó por su familia y sus amigos, dijo que le dolía mucho la cadera, porque tenía una fractura", acotó sobre ese primer milagro que entregó la montaña.

En el lugar se apreciaban trozos de la indumentaria verde del Chapecoense que contrastaba con el color naranja de los balones coperos que nunca rodaron en la práctica que tenía planificada el técnico Caio Júnior con sus dirigidos en Medellín un día antes del primer juego de la final de la Sudamericana ante Atlético Nacional.

avion del chapecoense.flv
Así quedó el avión tras el accidente
Ruschel, con algo de consciencia, mantuvo cortos diálogos en español con sus rescatistas y luego fue llevado a una clínica en la localidad de La Ceja.