Tal como estaba previsto, el gobierno bonaerense ofreció el mismo porcentaje de aumento que el dado a los estatales. Sergio Romero, secretario general de UDA, adelantó a ámbito.com que no aceptarán la propuesta oficial.
Con un clima previo que preanuncia el desencuentro, el gobierno de María Eugenia Vidal y los representantes gremiales de docentes bonaerenses llevan adelante la primera reunión de la Comisión Técnica Salarial.

La propuesta de la Provincia de Buenos Aires es un aumento piso del 18%, en cuatro cuotas de 4,5% cada una, atadas al índice de inflación del INDEC. Si la inflación es mayor al 18% se ajusta automáticamente a la alza, y si es menor, igual se paga 18%.

Las posturas previos a la reunión se está llevando adelante en el Ministerio de Economía, con la participación de funcionarios de esa dependencia, del Ministerio de Trabajo y la Dirección de Educación, adelantan el desencuentro entre el sector y el Gobierno.

Los representantes del Frente Gremial Docente y demás gremios con representación se encontraron con Damián Bonari, subsecretario de Coordinación Económica del Ministerio de Economía; Manuel Vidal, subsecretario de Políticas Docentes y Gestión Territorial, de la Dirección General de Cultura y Educación y como Mariano Muñoz, subsecretario de trabajo, del Ministerio de Trabajo.

Sergio Romero, secretario general de UDA, adelantó a ámbito.com que no aceptarán la propuesta oficial. "Será rechazado por todas las organizaciones", adelantó y acusó al gobierno de "no tener buena fe en las negociaciones". Recordó que el acuerdo con los docentes en 2016 tenía una cláusula de apertura por inflación (al igual que el presente) pero "nunca se abrió". Además reiteró que al no llamar a la paritaria nacional "están desoyendo a la ley". "No asiste todo el derecho de dudar de ellos", lanzó.

Más temprano, los gremialistas Roberto Baradel, titular de SUTEBA y Jorge Adaro, secretario general de ADEMYS, advirtieron que "la oferta del 18% en cuotas" que realizaría el Ejecutivo no les permite recuperar la pérdida salarial de 2016, al tiempo que remarcaron que "corre riesgo" el inicio de clases previsto para el 6 de marzo.

"El Gobierno nos ofrece una mitad de lo que pedimos y eso significa una pérdida del poder adquisitivo. Nosotros nos manejamos con cifras oficiales, de hecho la mayoría de los economistas están más cerca de lo que planteamos nosotros", sostuvo Baradel en declaraciones a radio El Mundo.

A su turno, Adaro subrayó: "Hay dos elementos que marca el Gobierno, por un lado busca poner un tope del 18% a la discusión paritaria y por otro lado busca anular la discusión a la paritaria nacional".