El tribunal de disciplina de la Conmebol rechazó el pedido de El Nacional, que pretendía anular el resultado del partido de vuelta de la segunda fase de la Copa Libertadores y suspender el avance de Atlético Tucumán por su tardanza.

El equipo que dirige Pablo Lavallén pretendía llegar a Quito cerca de la hora del encuentro, pero tuvo problemas de vuelo y tendrá que pagar una multa por la demora.

Embed
No obstante, el ente madre del fútbol sudamericano convalidó el merecido triunfo por 1-0 y, por eso, Atlético se medirá en la siguiente ronda con Junior, de Barranquilla.

La llave se abrirá el jueves 16 en Colombia y se definirá una semana después en Tucumán.