Francisco Javier Sanhueza habló con la televisión chilena desde el calabozo en el que está alojado. "Pido disculpas y ruego a Dios que esas personas a las que les causé todo el daño posible, encuentren la calma", declaró el empleado de Turbus.

El chofer de Turbus imputado por el accidente en Mendoza pidió disculpas por el vuelco en el que murieron 19 personas y aseguró que "no fue intencional".

"Pido disculpas y ruego a Dios que esas personas a las que les causé todo el daño posible, encuentren la calma", declaró Francisco Javier Sanhueza desde el calabozo en el que está alojado.

chofer turbus mendoza

Además, Sanhueza aseguró a Televisión Nacional de Chile que el hecho "no fue intencional, fue un accidente". Y agregó: "Sé el daño que he causado, o sea ya estoy consciente, en el minuto no lo percibí".

Embed

También dijo estar deprimido y al ser consultado por los testimonios de los sobrevivientes que aseguran que sí les dijeron que bajara la velocidad, Sanhueza expresó que nunca le llegó el comentario pero que tampoco desea culpar a otras personas porque era el único que iba manejando.

"Sé el daño que he causado, o sea ya estoy consciente, en el minuto no lo percibí"

El conductor, que está acusado homicidio culposo con dolo eventual, lesiones leves, graves y gravísimas dolosas y espera su traslado a la penitenciaria de Boulogne Sur Mer, dijo además que no ha sido contactado por la empresa.

El Poder Judicial mendocino emitió esta noche un comunicado en el que ordena "una investigación" por el diálogo que mantuvo el acusado con el medio chileno y "a fin de deslindar responsabilidades" solicitó un informe al personal de la comisaría de Luján de Cuyo sobre las visitas que recibió hoy el chofer.